martes, 5 de noviembre de 2013

Cada vez más vacío...



Porque la "razón" no conversa,
sólo mantiene un monólogo de necedades...



Y me falta el sabor de un beso
en las grietas resecas de tu partida.
Tal vez nunca fuiste mía
y siempre soñé de noche, y a veces...


Quizá me encuentro del lado incorrecto del espejo;
tropecé con los restos de caña dulce de pasiones,
mojé la leña de mi hogar y abrí la puerta al invierno.
Me gustan las montañas nevadas y su blanco sepulcral.


Muchos días te imaginé en brazos ajenos,
muchas noches bebí de bocas inconformes
con un grado de sinsabor en nuestras lenguas.
Me gasté una mala broma hablando del tema.


Necesito una escusa para escribir algo torcido,
para molestarme las buenas intenciones
y que cualquiera me señale por ser detestable;
una simple razón para tener el odio requerido...



Porque la ira es el viejo motor que pone en marcha
a la más inútil de las voluntades...



Jorge López García
"El malevólico"

4 comentarios:

  1. Melancolía en su versar. Saludos aunque. No le recuerdo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahhh!!! ya sé quien eres!!! perdona mi letargo, es que no había podido entrar al face... ;)

      Saludos!!!

      Eliminar
  2. Porqué querer ttener el odio? Si bien puedes escribir lo que quieras con el talento que posees. ;) Asusta tu poema Malevólico.
    Sigues con tu buen estilo para escribir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La respuesta sería: por falta de valor o exceso de miedo, pero al mismo tiempo, sólo es un recuerdo de viejas costumbres que una vez anidaron en mi cabeza; las golondrinas se fueron y el cascarón se quedó vacío... No te asustes...

      Eliminar